COMUNICADO| Día Mundial de la Libertad de Prensa

COMUNICADO| Día Mundial de la Libertad de Prensa
mayo 3, 2020 consejomecanismo

hade

 

Ciudad de México, a 3 de mayo de 2020. – En el marco de la celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, el Consejo Consultivo del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, rinde homenaje a las y los periodistas, medios de comunicación y sus operadores, cuyo trabajo resulta fundamental para la consolidación y perfeccionamiento de nuestro sistema democrático y hace un llamado a las autoridades de los tres órdenes de gobierno para superar problemas estructurales y afianzar su compromiso de respetar y garantizar el libre ejercicio del periodismo, haciendo efectiva su obligación de prevenir, investigar, juzgar y sancionar los delitos contra la libertad de expresión. Sirva la ocasión para recordar a los hombres y mujeres que en el valiente ejercicio de su labor periodística han sido asesinadxs y exhortar al Estado mexicano a tomar medidas concretas, objetivas e inmediatas para combatir todo tipo de impunidad al respecto de estos crímenes.

Conscientes de la situación de continua alta en las agresiones, amenazas y persecución a periodistas, ataques a la independencia de los medios de comunicación y la línea de estigmatización adoptada por parte de las autoridades en contra de la prensa, el Consejo Consultivo aprovecha esta fecha para abonar a la reflexión sobre la crisis de libertad de expresión en México e identificación de sus causas, así como incentivar al gremio periodístico, sociedad civil y autoridades a buscar posibles soluciones a través del diálogo, incorporando de manera efectiva la perspectiva de género y el enfoque diferenciado en cada una de ellas.

En este sentido, conviene hacer especial énfasis en la situación de libertad de prensa en contextos de emergencia sanitaria, como ha sido la declarada por el Consejo de Salubridad General y la Secretaría de Salud el pasado 8 de abril, ocasionada por el virus SARS-CoV-2 (COVID-19). Este órgano ciudadano recuerda a las autoridades estatales que las acciones extraordinarias dictadas para hacer frente a esta situación no podrán justificar la censura a periodistas y medios de comunicación en sus líneas editoriales, ni deberán estar dirigidas a afectar de forma indiscriminada las libertades cívicas y los derechos humanos de la ciudadanía, muy por el contrario, los criterios de manejo y circulación de información deberán estar sujetos a los estándares internacionales vigentes en materia de derechos humanos.

Sobre ello, creemos oportuno resaltar el comunicado conjunto de los órganos vigilantes de la libertad de expresión y la libertad de los medios de comunicación de las Naciones Unidas (ONU), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Representante para la Libertad de los Medios de Comunicación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que menciona:

“… el derecho de acceso a la información supone que los gobiernos deben realizar esfuerzos extraordinarios para proteger el trabajo de los periodistas. El periodismo cumple una función crucial ante un momento de emergencia de salud pública, en especial cuando su objetivo es proporcionar al público información fundamental y supervisar las medidas gubernamentales.

[…] El recurrir a otras medidas, como la eliminación y censura de contenidos, puede suponer una limitación del acceso a información importante para la salud pública y debe llevarse a cabo exclusivamente cuando se cumpla con los principios de necesidad y proporcionalidad. Cualquier intento por penalizar información relativa a la pandemia puede crear desconfianza en la información institucional, retrasar el acceso a información contrastada y tener un efecto amedrentador sobre la libertad de expresión”

Importa también reconocer que el aumento en la propagación de información no contrastada por los medios tradicionales y digitales en este peculiar escenario, contribuye de forma directa a generar confusión en la población e intervenir el derecho del público a buscar, recibir y transmitir información. En tanto, las y los consejeros hacen un llamado urgente a las autoridades gubernamentales, sociedad civil y medios de comunicación para generar conciencia sobre la necesidad de identificar noticias deliberadamente falsas, desinformación y propaganda que en medio de esta circunstancia pudieran tener efectos altamente negativos en la población.

No es vano referir la Declaración Conjunta sobre Libertad de Expresión y «Noticias Falsas», Desinformación y Propaganda, suscrita por el Relator Especial de las Naciones Unidas (ONU) para la Libertad de Opinión y de Expresión, la Representante para la Libertad de los Medios de Comunicación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), el Relator Especial de la OEA para la Libertad de Expresión y la Relatora Especial sobre Libertad de Expresión y Acceso a la Información de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (CADHP), cuyos estándares establecen, entre otras cosas, que:

“…las prohibiciones generales de difusión de información basadas en conceptos imprecisos y ambiguos, incluidos «noticias falsas» («fake news») o «información no objetiva», son incompatibles con los estándares internacionales sobre restricciones a la libertad de expresión, conforme se indica en el párrafo 1(a), y deberían ser derogadas.”

Paralelamente, interesa citar que los expertos de las relatorías de Libertad de Expresión de la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el representante para la Libertad de los Medios de Comunicación de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), señalaron en la Declaración relativa a la Promoción y Protección del Acceso y la Libre Circulación de la información durante la Pandemia del Covid-19:

«(…) la información falsa sobre la pandemia podría provocar preocupaciones en materia de salud, pánico y desorden. En este sentido, es esencial que los gobiernos y las empresas de Internet aborden la desinformación por sí mismos en primer lugar proporcionando información fiable. Esto puede hacerse en forma de mensajes públicos sólidos, apoyo a los anuncios de servicio público y apoyo de emergencia a la radiodifusión pública y al periodismo local (por ejemplo, mediante anuncios de salud del gobierno). Con respecto a otras medidas, como la reducción de contenidos y la censura, puede dar lugar a la limitación del acceso a información importante para la salud pública y sólo debe realizarse cuando se cumplan las normas de necesidad y proporcionalidad. Cualquier intento de penalizar la información relativa a la pandemia puede crear desconfianza en la información institucional, retrasar el acceso a información fiable y tener un efecto silenciador en la libertad de expresión.»

No quisiéramos omitir mencionar que la resolución 1/2020, Pandemia y Derechos Humanos en las Américas emitida recientemente por la CIDH, hace alusión a la responsabilidad ulterior por difusión de información, misma que apunta:

«(…) Asegurar que cualquier responsabilidad ulterior que se pretenda imponer por la difusión de información u opiniones, basada en la protección de los intereses de salud pública –aun de manera temporal–, se establezca por ley, de modo proporcional al interés imperioso que la justifica y se ajuste estrechamente al logro de ese legítimo objetivo.»

Por último, este órgano ciudadano insiste al Estado mexicano cumplir con su responsabilidad positiva de fomentar un entorno propicio para la libertad de expresión, lo que ciñe promover, proteger y apoyar la diversidad de los medios de comunicación y comunicadores, reconociendo su labor y empujando la agenda nacional para dilucidar estrategias que abonen al respeto de la pluralidad de voces. Así mismo, hace un llamado a las autoridades que lo componen a evaluar con especial cuidado la determinación de sanciones administrativas, penales o de cualquier otra índole en contra de estos actores, optando por antes hacer un llamado directo al manejo responsable de la información, recordando que la lucha por la defensa de la libertad de expresión y de prensa es a su vez una lucha a favor de la democracia y el respeto por los derechos humanos.

 

 

Consejo Consultivo del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de los Derechos Humanos y Periodistas en México conformado por:

 

Alberto Xicoténcatl Carrasco

Araceli Domínguez Medina

Araceli Magdalena Rodríguez Nava

Atziri Ávila López

Elsa Leonor Ángeles Vera

Lucía Lagunes Huerta

Maurilio Santiago Reyes

Stefan Markus Zimmer

bloglogo1

0 Comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: